¿Por qué vivir con un gato?

Se nos ocurren infinitas razones para compartir tu vida con un gato y la única que se nos ocurre para no hacerlo es el que puede que tú no estés a la altura de sus expectativas.

Fuera de bromas, os vamos a exponer solamente 5 de los motivos que nos convencen de que vivir con un gato es simplemente genial.

  1. Porque son los perfectos terapeutas: Diferentes estudios aseguran que sus ronroneos ayudan a calmar el estrés, que el tener un ser al que cuidar, del que te tienes que hacer responsable y que te da cariño, mitiga las depresiones y que el hecho de que se froten contra nosotros hace aumentar la confianza en nosotros mismos, mejorando significativamente la comunicación de los autistas.
  2. Porque ayuda a tu sistema inmune: Tras años extendiendo el mito de que los niños deben crecer en un ambiente sin animales para evitar contraer ciertas enfermedades , se ha comprobado que es todo lo contrario. Crecer entre animales, concretamente entre gatos, refuerza el sistema inmune de los niños. De hecho, los niños que crecen con gatos en su casa tienen muchísimas menos posibilidades de desarrollar cualquier tipo de alergia y tienen menos resfriados que los niños que crecen sin gatos a su alrededor.
  3. Porque te hacen reír y la risa es vida: La risa genera endorfinas y serotonina, sustancias que nos hacen sentir bien, y ¿quién es capaz de resistirse a soltar una carcajada cuando un gato hace una monería? Aquellas personas que conviven con gatos saben que son animales que, sin quererlo, provocan sonrisas: al perseguir una pluma, con sus saltos, sus ataques de correr por el pasillo, cuando intentan cazar una mosca… son nuestros aliados contra los días grises
  4. Porque son maestros del yoga: Su flexibilidad, sus posturas imposibles, sus largas horas en estado de letargo(evidentemente están meditando), la manera en la que disfrutan de cada rayito de sol, su horario de sueño imperturbable, sus movimientos silenciosos, su capacidad para ignorar aquello que no les “apetece”…¡qué bien nos iría a los humanos si imitáramos el comportamiento de nuestros amigos felinos!
  5. Porque sí: Porque son unos animales tan increíbles que realmente no necesitamos ningún argumento para tenerlos en nuestras vidas

Así que si estás planteándote incluir un gato como un nuevo miembro de tu familia, recuerda que será exactamente eso, uno más de la familia y aunque aportará sobretodo cosas buenas, requieren tiempo, espacio, inversión económica y sobre todo muchísimo cariño.